europeana

Europeana es la puerta digital al patrimonio cultural europeo que proporciona acceso a más de 30 millones de objetos digitalizados y catalogados procedentes de más de 2.500 instituciones culturales europeas entre las que se encuentran las más prestigiosas bibliotecas, archivos, museos y galerías de 34 países permitiendo al público explorar la Historia de Europa desde la antigüedad hasta el presente. Sus fondos incluyen libros, películas, pinturas, fotografías, periódicos, archivos sonoros, mapas, manuscritos y otros archivos. España es en la actualidad el cuarto país proveedor por número de archivos. A través de Hispana, que es el directorio y recolector de recursos digitales, se canaliza la mayor parte de la aportación española, siendo el segundo mayor agregador de contenidos para Europeana.

El portal de Europeana recibe alrededor de 5 millones de visitas anuales. Permite acceder a la más extensa colección europea de objetos digitalizados y catalogados de conformidad a la Iniciativa de Archivos Abiertos (OAI), que promueve la Unión Europea, y clasificados según su naturaleza, su tipología, su procedencia y su licencia de uso. También se pueden recorrer exposiciones temáticas virtuales y descubrir algunos de los proyectos a los que Europeana dedica parte de su labor. Entre los más destacados figuran Europeana 1914-1918, dedicado a la Primera Guerra Mundial y Europeana 1989, centrado en los acontecimientos que rodearon la caída del muro de Berlín y el proceso de apertura que inició.

La compleja red de organizaciones culturales que conforma Europeana y posibilita su amplia colección se basa en los principios de accesibilidad, cooperación y fiabilidad. Europeana aspira a convertirse en el lugar de encuentro entre instituciones y personas que desean acceder al patrimonio cultural europeo, conocerlo y, a partir de él, crear.

Europeana pretende pasar de portal a plataforma multifacética; de ser un directorio a un catalizador de experiencias educativas -especialmente desde un enfoque competencial- y generar oportunidades de innovación a las industrias culturales, poniendo en relación a profesionales y ciudadanos, consciente del valor que el conocimiento y la cultura compartidos tienen para la construcción de una ciudadanía europea. En definitiva, recopilar pasado para construir futuro, abrirse y dialogar con todos en una plaza virtual y viva.