Entrevistamos a Mª Felisa Sanz Etxeberria

BLD

Entrevistamos a la directora de la  Red de Bibliotecas Municipales de Bilbao y Bilboko Liburutegi Digitala (BLD) , Mª Felisa Sanz Etxeberria.

Las Bibliotecas Municipales de Bilbao son centros abiertos a todas las ciudadanas y ciudadanos, que ofrecen gratuitamente sus servicios de acceso a la información, a la cultura y al conocimiento. Las 16 bibliotecas de la red se extienden por todo Bilbao.
Bilboko Liburutegi Digitala (BLD) es un depósito de documentos digitales, cuyo objetivo es organizar, preservar y difundir en acceso abierto una cantidad creciente de fondos que, o bien forman parte de las colecciones de las bibliotecas municipales, o bien son producidos o sus derechos explotados por el Ayuntamiento de Bilbao. Entre los más de 200 documentos  que la BLD aporta a Europeana se encuentran, por ejemplo, algunas obras del compositor Juan Crisóstomo Arriaga.

¿A qué se dedica la institución a la que representas?
Somos la Red de bibliotecas dependientes del Ayto. de Bilbao y tenemos los objetivos propios de las bibliotecas públicas, entre los que también se hallan la conservación, preservación y difusión del patrimonio bibliográfico, fundamentalmente de la colección local. Con esta finalidad creamos en 2012 nuestro repositorio digital BLD (Bilboko Liburutegi Digitala). Desde entonces, y gracias también a las ayudas del Ministerio para este fin, seleccionamos y digitalizamos todos los años aquellos documentos que consideramos de interés.

Las instituciones están realizando un gran esfuerzo en la digitalización de sus fondos. ¿Qué función puede desarrollar una institución como Europeana para difundir el resultado de ese esfuerzo?
Europeana cumple una función fundamental al dar a conocer a los ciudadanos fondos que de otro modo tendrían una difícil visibilidad.

¿Qué supone para tu institución participar en un proyecto como Europeana?
Una oportunidad para hacernos más visibles y no solo a nuestros usuarios/as habituales o cercanos.

¿Cuáles son las principales razones para poner a disposición de los ciudadanos el patrimonio cultural?
En primer lugar, el propio conocimiento de ese patrimonio y después su reconocimiento como un bien común que debe preservarse.